~ read.

Y los sueños, sueños son

Cuando publiqué hace unos días el post sobre El sueño de Pipsy sabía que estaba abriendo, como le gusta decir a K Reilly, un melón de grandes dimensiones. Aunque tras haber publicado dicho artículo descubrí que tras mi marcha de EVE el proyecto había continuado, tenía forma y nombre y hasta su propia colección de trapos sucios que he tenido el dudoso placer de poder dedicarme a investigar y desentrañar los últimos días a instancias de comentaristas que me invitaban a ello. En dichos comentarios hay toda una serie de fuentes que incluyen grabaciones a las que haré mención en este texto y que creo ilustran algunas de esas cosas a las que los comentarios aludían. Por supuesto, meses de vivencias no se pueden condensar en pequeños fragmentos. Por eso invito al que quiera a aportar su punto de vista.

A pesar de que parece evidente que lo que yo publico en Fleet: Don't Jump es mi opinión a menos que cite las palabras bajo otro nombre, parece que no ha quedado del todo claro a estas alturas que obviamente todo aquello de lo que yo pueda hablar se limitará a mi experiencia con el tema, a la gente que yo conozca y a las fuentes que haya tenido ocasión de consultar. Y por deformación profesional, cuando las hay, las cito para que quede claro.

El infierno está empedrado de buenas intenciones. - Dicho popular

No hay nada repartido de modo más equitativo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente. - René Descartes.

Antes de marcharme la última vez y en una de las últimas reuniones que tuve con Pipsy y compañía dejé clara mi opinión al respecto de dónde y cómo empezar en 0.0 puesto que en el momento que tocas nullsec tomas un bando y tomas partido de algo que es fácil que se te escape de las manos.

Yo he visto muchas veces el ciclo de vida de una corporación a lo largo de estos años y de proyectos de alianza de todos los tamaños, no solo hispanos.

La mente humana está preparada para reconocer patrones y por eso nos gusta trasladar ideas y estructuras similares e intentar que funcionen en diferentes situaciones, aunque no siempre con fortuna.

Por esta razón cuando veo una declaración de intenciones sobre un proyecto y dado que soy naturalmente escéptico aunque siempre estoy dispuesto a que demuestren que me equivoco, veo segundas lecturas que son muy evidentes.

Por ejemplo. Una corporación que es un grupo de colegas que hacen lo que cada día les apetece, que se conectan a jugar rollo casual, que algunos minan, otros hacen misiones, otros exploran etc se venderá como una corp que hace industria, exploración, PvP aunque luego cuando escarbes un poco verás que en realidad es un tema bastante casual. Lo cual no es malo, puesto que como he repetido hasta la saciedad, no hay formas correctas de jugar a EvE aunque sí haya formas mejores o peores de hacer cada actividad. Lo que cuenta es ser honesto y transparente con los demás y decir las cosas claras. Si tu grupo quiere vivir siendo casual y disfrutar a cada rato y echarse risas y no tomarse el juego en serio está en su perfecto derecho de hacerlo y nadie debería criticarlo. Caso diferente sería si vendemos una idea opuesta a la realidad con el fin de conseguir reclutamientos o marketing.

Al igual que en la vida real para tener un hijo solo hace falta encontrar una mujer dispuesta a aparearse contigo, ser fértil y llevarlo a cabo y no se exige ningún nivel de competencia ni garantiza que seas un buen padre, en EvE para ser CEO solo hace falta pagar una tasa y empezar a convencer a gente para que entre. Y ser mejor o peor CEO no se mide necesariamente por el número de personas que sigan tu proyecto.

Ningún CEO te va a decir que vas a entrar a regalar tus taxes para que se compren naves a tu costa. Que vas a hacer minadas de corp para que otro se financie sus caprichos. Ningún CEO te va a decir que va a comprarse supers para la alianza pero que en realidad es porque quieren juguetes caros pagados por otros. No te lo dicen, pero lo hacen. Yo lo he vivido en mis carnes, y lo he visto en muchos sitios. Supers y titanes farmeados con el sudor de otros para que unos pocos cool kids se beneficien de ello por supuesto con la excusa de llevar bien alto el nombre de la corp o de la alianza de turno. Muy habitual, no menos patético por ello.

Como quiera que sea, todo el mundo tiene sus ambiciones personales y si bien sean más complicadas o no, hay ambiciones que no se pueden labrar sin pisar a otra gente y sin ser deshonesto. Por eso hay que ser cautos a la hora de apoyar nada y por eso tras años de llevarme bofetadas y desengaños me he vuelto mucho más precavido a la hora de avalar a nadie o a la hora de "dar mi bendición" si me permitís la soberbia a un proyecto en concreto.

Por esta razón mis reuniones y charlas con Pipsy y demás yo fui bastante distante y escéptico. Insistiendo en las cosas que podían salir mal, más que en las que podían salir bien. No porque sea pesimista, repito. Sino porque todo funciona de maravilla cuando las cosas funcionan pero cuando hay problemas de verdad lo que marca la diferencia entre que algo sobreviva o no es que haya gente que haya pensado en todas las posibilidades y escenarios posibles.

Incluso si esos escenarios implican contemplar que uno de tus amigos vaya a dejar de serlo. Lo saco a colación por una conversación reciente que tuve y porque creo que es relevante ya que este punto fue exactamente lo que le reprocharon a Dran Arcana hacer con CO2 dos semanas antes de que TEST hiciera el reset. Sacaron unas conversaciones de BRAVE donde Dran hablaba abiertamente de esa posibilidad. Y hubo quien lo vió como una traición y un plan que ya estaba designado. Lo cierto es que cuando estás en un puesto de mando del que dependen miles de personas es tu obligación analizar todas las posibilidades, valorarlas y tener un plan. Porque si no, si ocurre lo imposible, te pilla en bragas y eso no te lo puedes permitir cuando mucha gente depende de ti.

Cuando se hablaba de irse a GoTG, quedarse en el sur o las diferentes opciones, yo siempre negaba la mayor y sugería no meterse en soberanía hasta que la alianza no hubiera empezado a tener experiencia en la vida de nullsec y sugerí empezar por NPC 0.0 en particular y si la memoria no me falla, sugerí probar la zona de Great Wildlands que ahora que había Citadels prometía bastante contenido.

Mi argumentación era muy simple. El jugador que quiere soberanía se divide en dos perfiles: el que quiere las ventajas de la soberanía para hacer ISK (farmeo, minería, industria) y el que quiere soberanía porque le gusta el sov warfare y las guerras y el contenido. A veces estos perfiles se solapan pero lo normal es que sean dos puntos enfrentados. Era importante a mi juicio entrenar a la gente a vivir en nullsec, incluso si era pasando por Providence una temporada o viviendo cerca, antes de meter a la gente a entosear.

El problema de esto es que casi nadie se define de forma honesta en este punto y es aquí cuando empiezan los problemas, cuando por falta de definición y de dejar las cosas claras, no se sabe quién aporta qué y en qué medida para garantizar que el terreno se conserve. Porque si algo tiene la soberanía y más en la iteración actual es que es volátil y se pierde muy rápido si no tienes a todo el mundo bajo un objetivo común.

Por esto es de vital importancia que todas y cada una responsables en la toma de decisiones de cualquier entidad de nullsec tengan cristalino cómo funciona el sistema de soberanía, tengan muy claro cuanta gente puede volar y qué, definan y determinen una serie de doctrinas y estimulen a la gente a participar en la defensa de su casa. Y aquí, no sirven excusas ni medias tintas sobre todo si el tamaño es pequeño.

En una corporación es más fácil tener a "todos a una". Os invito encarecidamente a escuchar los episodios de Palabra de Bob sobre Tormentum Insomniae, una de las corporaciones de más alto nivel que han existido bajo bandera hispana y que dejó huella en mucha gente. En estas grabaciones explican la importancia de tener un objetivo común por el que luchar, de tener claro que queremos darlo todo por algo y que hay que arrimar el hombro, etcétera.

Pero en una alianza... Es más complicado. En una alianza tienes que convencer a la gente que tiene un sentimiento de identidad por su corporación, que lo aparte un poco para hacer hueco a un supuesto "bien mayor" que consiste en ser amigos o jugar con gente que lo mismo ni siquiera te caen bien. En una alianza hace falta que los propios CEOs aprendan a supeditar sus intereses y ambiciones personales por "el bien de la alianza" entendiendo que si la alianza alcanza sus objetivos, redundará en el bien de todos.

Una alianza es, ante todo, un consenso de mínimos. Es un grupo que tiene que asentarse sobre unos pilares sencillos que todo el mundo tenga claros, que todo el mundo comparta y que se defiendan a muerte caiga quien caiga. Y que si alguien pretende ir en contra de esos principios, esa persona se tiene que marchar. Llamemos a este consenso el trasfondo cultural de la alianza.

Sin un transfondo cultural tu alianza no va a vivir más allá de la consecución de sus objetivos a corto plazo. Si tus objetivos son conquistar una constelación tu alianza va a morir cuando lo consiga porque no va a conseguir soportar el peso de la convivencia y la falta de atención.

Si algo que me ha quedado claro a lo largo de horas de grabaciones, posts, conversaciones con mucha gente es que si bien La Federación nace con el objetivo de llevar el sueño de Pipsy a cabo, lo cierto es que parecen haber toda una serie de intenciones secundarias a las que este "bien mayor" se supeditó por los motivos que fueran y que acabaron causando roces y tensiones, desavenencias y dramas.

Quiero recordar de nuevo el dicho de que "el infierno está empedrado de buenas intenciones". No dudo de las buenas intenciones de ninguno de los participantes en la toma de decisiones. Pero sí que puedo decir que no han debido ser todo lo honestos y transparentes que deberían cuando se ha llegado a una situación como la presente, donde hay mucha gente enfrentada, se han creado rencillas de todo tipo, se han proferido amenazas y al final se ha tirado el sueño por la borda y quienes acaban pagando el pato son las decenas de miembros base, la mayoría silenciosa, que no ha tenido nada que ver en todo el entuerto.

Estoy convencido de que todos los que decidieron en cada paso querían lo mejor para su corporación y su alianza. Lo cual es condición necesaria, pero no suficiente, para que algo funcione. Una idea, por muy buen corazón e intenciones que tenga detrás puede ser perfectamente una idea lamentable. Y por eso es importante ser capaz de hacer autocrítica y aceptar que tal vez nuestra idea no era tan buena después de todo.

En cambio, si solo te rodeas de gente que te da la razón, si vetas a las voces discordantes, si no eres capaz ni siquiera de determinar quién tiene derecho a alzar la voz y quién no, entonces has firmado la sentencia de muerte para tu proyecto.

Mandar es muy fácil y todos sabemos hacerlo de forma innata. Lo que es más difícil es aceptar la responsabilidad y reconocer nuestros errores cuando los cometemos. Es mucho más fácil buscar culpables, dar rodeos, salpicar de excusas de todo tipo y al final todo queda más o menos igual. Solo que no es así.

La gente, que no es tonta, lo ve como un signo de debilidad y de poca ética. Cuando un líder no es consecuente con sus acciones y no asume la responsabilidad de sus actos, empieza a dudar y a decidir que tal vez no tiene que arrimar el hombro o esforzarse. Porque a partir de ese momento cualquier cosa que haga o diga esa persona queda automáticamente manchada por esta sensación.

He detectado que a los hispanos nos dan un poco de miedo las estructuras militares meritocráticas y nos gusta jugar con la democracia en EVE. Esto viene porque nos gusta repetir estructuras de la vida real y porque la democracia nos da sensación de justicia y de sentirnos refrendados y si no, a lo peor, como buenos gobernantes siempre podemos culpar a los votantes.

Veréis, en la vida real necesitamos la democracia porque nuestra vida corre peligro si no la hay, entre otras cosas. Porque no podemos gastar dos clicks en mudarnos con gente mejor y acabar con nuestros problemas.

Pero ¿en EVE? El hecho de que una persona sea capaz de respirar y controlar sus esfínteres no quiere decir que lo que tenga que decir sea importante, necesario o una buena idea. Escuchar está muy bien, pero no se puede otorgar capacidad de decisión a cualquiera que levante la mano y pretenda arrogarse el derecho del sufragio universal en un juego que es implacable y donde la experiencia vale más que cualquier otra cosa.

Por esta razón la meritocracia en EVE funciona y la democracia conduce de forma inexorable al desastre, al igual que el nepotismo y los clubs de gente guay que solo se hacen la pelota entre ellos pero que no son honestos con nadie más. Lo único que funciona es la gente competente capaz de anteponer el bien común a su ambición personal.

Si os paráis a analizar las alianzas de EVE que funcionan todas comparten ideas comunes. Suele haber un alto mando formado por el CEO y directores de confianza, que toman las decisiones de más alto nivel. Luego, suele haber un estrato formado por la burocracia de la alianza y los CEOs de las corporaciones, que reciben la información del alto mando y que trabajan con ella. Y luego, todos los demás.

No todo el mundo debe conocer todo lo que pasa por la propia naturaleza del juego. Hay distintos niveles de clasificación de seguridad y EVE es ante todo un entorno militarizado. El miembro base que se ofenda porque su CEO no le dice que se está montando una operación secreta, es un espía potencial o de lo contrario entenderá que él no tiene por qué saber esas cosas.

Esto es algo que todos experimentamos en nuestras carnes pero muy pocos se atreven a ser meridianamente claros en este aspecto y por eso se pretende disfrazar de democracia lo que no lo es. Yo niego la mayor. A la mierda la democracia en EVE y viva la democracia en el mundo real. Aquí necesitamos gente experimentada, cabal, con capacidad de decisión, honesta e inteligente. Para inútiles con ganas de mandar ya ponemos papeletas en la urna cada 1500 días en la vida real. Aquí, por favor, quiero un cierto grado de competencia.

Si algo me ha quedado claro analizando las grabaciones y los logs es que la Federación nunca ha tenido una forma de gobierno clara, transparente y firme. Si se pasa de "ahora votamos todos" a "ahora votamos cuatro" a "ahora decido yo y el resto obedecéis" en el lapso de unos pocos meses es que ha habido una serie de desencuentros graves causados por el motivo que fuera pero no ha habido o bien la voluntad o bien la capacidad de llegar a aclarar ese "trasfondo cultural" del que hablaba al principio y dejar clara la forma de gobierno para que todo el mundo sepa a qué atenerse.

Esto no está reñido con el hecho de que todos tuvieran buenas intenciones y todos quisieran lo mejor para la Federación. Pero cuando no hay un trasfondo cultural definido, "lo mejor" puede cambiar de persona a persona, crear conflictos internos, dramas y secesiones.

A veces incluso teniendo gente competente, experimentada y válida no sabemos comunicarnos entre nosotros de un modo apropiado y las cosas no llegan a buen puerto. Esto se puede confundir con falta de experiencia o con incompetencia, pero no creo que es el caso puesto que la gente que conozco que ha formado parte del proyecto hay gente muy veterana y curtida y que sabe lo que se hace. Otros muchos pues no tengo el placer de conocerlos pero estoy seguro que quien más y quien menos quiere lo mejor para su corp y su alianza. Aunque a veces, no es suficiente.

Ser líder es muy bonito cuando te pones el uniforme con las medallas. Pero cuando cientos de ojos miran a esperar a que cometas un error, cuando te miran esperando a que por favor les des una solución, cuando te analizan y te juzgan, no es tan bonito. O sí lo es, pero causa presión y a veces estrés. Y no todo el mundo trabaja bien bajo presión. Por eso es bueno delegar y permitir que otros se encarguen de tareas diversas, para además no sobrecargar a una sola persona y que la burocracia le permita también disfrutar del juego. Porque no olvidemos que aquí todos venimos a divertirnos.

Divertirnos. Unos quieren minar, otros hacer misiones y otros hacer PvP. Formas de diversión alternativas y que pueden coexistir siempre y cuando todos tengan claro que esa diversión está supeditada, cuando vives en nullsec, a una serie de obligaciones. Que los sistemas donde vives tienen un coste en horas hombre o en ISK para mantenerlos. Y que todo el mundo desde el primero hasta el último debe pagar un cierto precio para disfrutar de ellos.

Esto tiene que estar escrito y claro para que todos los pilotos lo lean. ¿Qué pasa si hay una operación estratégica? ¿Qué hacemos si vienen a entosearnos? ¿Qué pasa si nos atacan? ¿Cual es el modo de proceder? Todo esto tiene que estar claro lo antes posible. Y a ser posible, antes de que tu primer entosis empiece a atacar estructuras enemigas. Porque si no, cuando consigas tu objetivo no vas a saber mantenerlo ni ser capaz de defender tu casa. Y esto es obligación y necesidad de todos. Desde el más rico hasta el más pobre. Desde el más veterano al más novato.

Un minero puede ser tackler, ewar o scout. Pero no lo va a ser nunca a menos que un director de su corp o su CEO le mueva a hacerlo y le haga entender la importancia de este rol y por qué cuando hay una flota enemiga que spawnea los nodos de nuestra soberanía hay que dejar el laser minero y salir a pegar. O bien inventar una solución alternativa donde ese minero aporte algo equivalente para que quien parte sus naves haciendo PvP por la alianza tenga reemplazos. De otro modo, sería injusto y esto crearía rencillas y problemas porque si permites que alguien no se esfuerce porque no le gusta, al poco tiempo nadie querrá esforzarse y se perderá todo.

Por esta razón todos los del liderazgo de la alianza deben salvaguardar ante todo el trasfondo cultural de la misma y hacer llegar claro y transparente a todos los miembros de la misma cuales son los objetivos, lo que hay que hacer, lo que no hay que hacer y resolver los problemas.

Hay muchas "pequeñas cosas" en el día a día de una alianza con independencia de su tamaño y no hay un manual de cómo llevarla. Creo que aprendemos siendo parte y experimentando. Por eso es importante dejar que la gente con experiencia tenga voz y pueda aportar, escucharla y aceptar el consejo.

La convivencia es mortal en muchos casos. Cuando no hay nada que hacer la gente se aburre y empieza a apuñalarse entre sí por razones absurdas. Un poco como la tripulación de un barco pirata. Hay que tener mil ojos porque puede pasar y en cuanto te descuidas hay un reguero de sangre y cadáveres por todas partes.

Y si por encima metemos ambiciones personales, luchas de poder, verdades que no se dicen, conspiraciones por detrás y corrillos donde se cultiva mal rollo, pues no hay que ser un genio para entender lo que va a suceder y no va a ser nada bonito.

Yo no estoy aquí para juzgaros por lo que hayáis decidido hacer o no. Para eso están vuestros miembros de vuestras corporaciones y la gente con la que habéis jugado. Yo soy un observador externo que intenta entender por qué algo que era tan limpio y bueno acaba como el rosario de la aurora.

Porque lo peor, señores de la Federación, no es que vuestro proyecto fracase. Lo peor es que el fracaso no hace sino apuntalar con clavos el ataúd del sueño de Pipsy. Lo que hace es quitarle las ganas a cualquier posible CEO de intentar algo así en el futuro, porque mirará los antecedentes y se echará a temblar.

Espero y deseo que esto no sea así y que si algo no ha funcionado no os desanime para dejar de seguir intentándolo puesto que creo que vale la pena.

Tal vez los sueños deban seguir siendo sueños para que así podamos encerrarlos en una urna donde nadie los puede emponzoñar. Aunque yo sigo pensando que es factible y lo demuestran los años que proyectos como Academia Hispana llevan funcionando. Gente altruista que ha dedicado sus horas para hacer una comunidad mejor, la hay y no es tan extraña por suerte.

Y ya para terminar, decir que si alguien quiere hablar conmigo al respecto de incluir documentos adicionales, o quiere matizar algo, o aportar lo que sea estoy encantado de atenderles. Espero que al menos tengan la decencia y la dignidad de hablar a la cara con su nombre en lugar de esconderse detrás de anónimos para proferir amenazas e insultos. Porque luego encima tienen la poca vergüenza de acusar de censura cuando no se toma en cuenta su opinión cobarde.

Sin embargo y pese a todo, creo que es muy cierto aquello de que por sus actos les conoceréis. Y si algo he aprendido en EvE Online es que el respeto no se compra ni con ISK, ni con miedo, ni con amenazas.