~ read.

RIP CO2: La guerra favorece a los pacientes

Tras unos meses apartado del juego por motivos personales, el juego volvió a captar mi atención por otro de esos dramas que acaban llegando a la prensa, y que demuestran que EVE no es sino una extensión de la naturaleza humana donde con juguetes cada uno libra su peculiar partida de Monopoly.

Una de las citas que adornan mi bio en el juego desde casi el principio es un proverbio japonés que dice: siéntate en la orilla del río y verás pasar flotando el cadáver de tu enemigo.

El significado de la frase es que en muchas ocasiones el tiempo es lo único que hace falta para que las cosas se pongan en su sitio. Claro que, con la ayuda inestimable de unos pocos actores todo termina encajando y a veces una situación que parece demasiado complicada se precipita en una noche por un golpe. Maestro o no, le dejaré al tiempo que lo decida.

Hablamos por supuesto de la puñalada de The Judge a gigX, en la alianza Circle of Two, robando el acceso a su Keepstar en 68FT-6 y que ha tenido como resultado la destrucción de la alianza debido a que el CEO de la misma profirió amenazas en el chat general contra The Judge, demandando información real con la presunta intención de atentar contra su integridad fuera del juego.

Para entender esta cadena de sucesos, tenemos que remontarnos un poco atrás. Intentaré explicarlo de forma simplificada, no incluyendo actores irrelevantes a esta discusión. Aunque como siempre, suele haber mucho más detalle cuando nos paramos a mirar.

Cuando la famosa World War Bee estalló allá por marzo de 2016 y Circle of Two, miembro entonces de Imperium (o CFC como le conoce todo el mundo) cambió de bando, lo cual a los ojos de Goonswarm Federation fue traición para los restos, aunque ellos mismos expresaron sus motivos diciendo sentirse abandonados a su suerte sin respeto por sus aliados.

Cuando esta guerra terminó, el mapa de soberanía dió un vuelco y Goons se fue al sur, a establecerse en Delve, como hizo años atrás, después de haber reinado en el norte por casi 5 años seguidos. Fue entonces cuando Test Alliance y Circle of Two estrecharon lazos, pasando a hacerse una especie de coalición de facto que luego se formalizó con la inclusión de BRAVE y el establecimiento de todos ellos en el sur de New Eden.

TEST vive en Esoteria, BRAVE en Catch y Circle of Two en Impass. Debido al tamaño y a la proyección de poder, TEST controla más espacio y en particular, Paragon Soul, la región más al sur del juego en la que sitúa a sus renters.

Durante este tiempo, se suceden múltiples conflictos fronterizos, despliegues en diversas zonas del universo y las típicas animosidades de soberanía que cabría esperar, pero la coalición por el momento se mantiene.

Esto es así hasta que en verano de este año, aumentan las tensiones internas entre TEST y CO2. Una serie de conflictos diplomáticos que acabaron con opiniones enfrentadas y opuestas puso fin a la coalición y TEST y CO2 pasaron a ser enemigos. Un resumen, desde el punto de vista de TEST, se puede encontrar en la declaración oficial redactada por mi sucesor en el puesto de Head Diplomat de TEST, Dran Arcana.

La situación se complica para todos los actores al producirse un efecto llamada ante la previsión de sangre y las naves vuelven a volar, las supercapitales a explotar, las citadels a saltar por los aires y se produce un conflicto de grandes proporciones aunque sin llegar a escala universal.

Es en este momento cuando llegamos al presente, cuando hace tan solo unos días desde la publicación de este post, The Judge, que ejerce de mano derecha del CEO y que es además miembro del CSM por CO2, decide traicionarle robando el ISK de la alianza además de numerosos assets, en particular, transfiriendo el control de la Keepstar de CO2 a su propia corporación, bloqueando de forma efectiva todos los assets de Circle of Two dentro de ella. Trillones de ISK en naves de todo tipo, atrapados, a espera de usar el safety teniendo que perder mucho ISK en el camino.

Para complicarlo todo, el CEO de CO2 enfadado por motivos evidentes, profiere una serie de amenazas contra la vida real de The Judge que provocan su baneo definitivo e inapelable, consiguiendo la decapitación de facto de la alianza al privarla de su líder, y el robo masivo de assets. Dejando con esto a miles de jugadores en la estacada, sin saber bien qué hacer, teniendo que asumir que de la noche a la mañana, su alianza ya no existe y tienen que buscar un nuevo hogar.

A río revuelto, ganancia de pescadores. The Judge se fue a Goons con su nueva Keepstar con su medalla de traidor al estilo de lo ocurrido antaño con Band of Brothers y de este modo los Goons sellan su venganza ante los "traidores" de Circle of Two que los abandonaron en la World War Bee.

Este cúmulo de acontecimientos fue, según las declaraciones del alto mando de TEST, totalmente desconocido para ellos. En la declaración oficial firmada por progodlegend, TEST pone de manifiesto el total desconocimiento sobre la situación y explica algunos puntos de por qué se hicieron ciertas cosas.

Además, TEST anuncia que ha comprado la Keepstar de 68FT con lo cual es transferida a manos de TEST y afirma que permitirá a quienes lo deseen de CO2 evacuar sus assets de forma segura, exceptuando a los miembros de Balkan Mafia, la corporación causante, en palabras de progodlegend, de las animosidades entre ambas alianzas.

Así es EVE. Un día llega quien menos te lo esperas, pisotea tu castillo de arena y te toca volver a empezar de nuevo. Es cruel e implacable, tal vez por eso sigamos aquí y no en otro sitio.

Me gustaría terminar con una reflexión personal. Una de las cosas que siempre he valorado más en el juego ha sido la honestidad y la transparencia. Algo que cuando ejerces como político no siempre es posible de conseguir. No siempre puedes ser honesto y transparente con todo el mundo porque serlo a veces implica traicionar a unos en favor de a otros. Porque las relaciones humanas son más complejas que amigos versus enemigos.

En el juego de tronos de EVE los amigos de hoy son enemigos de mañana. Por eso hay que aprender a quitarse la venda de los standings y entender que todo el mundo juega a EVE para divertirse y pasar el rato, y por eso la gente incapaz de comprender esto y que termina amenazando en la vida real debe ser expulsada de aquí.

La propaganda es un medio político muy fuerte, capaz de cosas alucinantes, pero como actores de este juego tenemos que aprender a ver por encima, a entender cuando somos víctimas de la manipulación por parte de nuestros propios aliados y de nuestros enemigos. Porque todo es un juego de medias verdades donde la honestidad es muy rara de ver.

Cuando TEST estuvo a punto de desaparecer y tuve que hacerme cargo de rehacer las relaciones diplomáticas de una alianza considerada traidora, no fue una tarea nada fácil y de hecho aún hoy, casi cinco años más tarde, seguimos teniendo esa etiqueta a los ojos de muchos porque basta una sola decisión equivocada para mancharte las manos para siempre. Y hay que apechugar con ello y seguir mirando hacia el futuro.

Es algo que siempre he enseñado y trasladado a toda la gente que estuvo bajo mi mando en su momento y que, puedo decir que me enorgullece comprobar que siguen intentando ser fiel a ello, aunque como ya dije antes, es imposible ser honesto y transparente con todo el mundo y hay veces que las situaciones son tan complejas que cualquier movimiento que hagas va a causar malestar y enfado en tus allegados, pero aún así, es en las decisiones difíciles donde se mide la grandeza de los actores que las toman.

Yo soy un firme defensor de que la honestidad funciona a largo plazo y que es mejor jamás quemar puentes con nadie. Tener a tus enemigos más cerca que tus amigos. Que te respeten y te tengan en cuenta por lo que dices vale mucho más que el ISK o las naves y esto es algo que muchos desprecian y prefieren darle una patada y olvidarse. Porque ese respeto no se compra con dinero, sino con actos y con actitud. Es un trabajo muy grande labrarse la reputación en EVE como para tirarla por la borda por ISK, sea cual sea la cantidad.

The Judge ha pasado de ser una persona respetada en el universo, con una alianza de gente que lo avalaba, con mucha gente que le votó para el CSM (yo incluído) a ser un paria apestado que apuñala a sus hermanos por la espalda por cuatro perras. ¿Y ahora qué? Pues le espera la gloria de los traidores. Estar un par de semanas presumiendo en los foros de goonfleet antes de caer en la irrelevancia y entonces darse cuenta de que quizá lo que se consigue de forma deshonesta no siempre vale la pena. Porque ahora ya nadie va a poder creer sus palabras y su gloria será efímera.

No me satisface lo que ha ocurrido con CO2 a pesar de estar en un lado "enemigo" al mío. Pero la guerra no entiende de piedad, la piedad es para los momentos de paz, para mostrársela a quien quizá no se la merece. Por eso aplaudo la decisión de permitir a los miembros de CO2 recuperar sus cosas, porque ellos no tienen la culpa de los actos de sus líderes aunque siempre pagamos sus consecuencias.

La responsabilidad es muy grande y no todos son dignos de ella. He conocido muchos CEOs pero muy pocos líderes, capaces de reconocer sus errores y de enmendarlos, de ser humildes y de escuchar. Tal vez por eso sea tan difícil que un proyecto grande funcione en EVE por mucho tiempo.

No os quedéis en quienes son buenos o malos. Es una retórica trampa para agitaros y conseguir que hagáis lo que quieran con vosotros. Recordad esto siempre. Todos somos buenos y todos somos malos para otros, al mismo tiempo, y no pasa nada. Hoy amigos, mañana enemigos, pasado amigos, al otro ni lo uno ni lo otro. La rueda sigue girando, como ha hecho siempre. Mañana no estarás, y seguirá girando. Quien gana hoy, mañana pierde. El que hoy está arriba, mañana abajo. La guerra es cruel e implacable, pero enseña valiosas lecciones a quienes son capaces de detenerse a escucharlas.

Y para terminar, un pequeño consejo para los miembros rasos que entráis a jugar el juego y que la política os da un poco igual. Pensad que vuestro juego está supeditado a las decisiones de vuestros líderes. Vosotros escogéis a quién seguís. Si escogéis seguir a una serie de ineptos solo porque os gusta el sitio donde vivís, es algo muy legítimo y válido, pero sería hipócrita extrañarse cuando las cosas vayan mal. Lo bueno que tiene EVE es que podemos elegir a nuestra familia y si no, hacerla nosotros mismos.

A veces hay que dejar que la gente sea víctima de su propia necedad.